Centro de procesado de datos en España: Impulso tecnológico y estratégico

Centro de procesado de datos en España: Impulso tecnológico y estratégico
abril 16, 2024| Protección de datos

Introducción

En la era digital en la que nos encontramos, la gestión eficiente de la información constituye un activo crítico para empresas e instituciones. Es en este contexto, cuando los Centros de Procesado de Datos, emergen como infraestructura clave al proporcionar el soporte necesaria para poder almacenar, procesar y distribuir los datos de una forma eficiente y segura. En España, y en el conjunto global, estos centros desempeñan un papel cada vez más relevante en el desarrollo tecnológico y económico del país. A través del siguiente artículo se explora qué son los centros de procesado de datos, cuáles son sus tipos y cómo constituirlos, así como las precauciones que se han de adoptar en su establecimiento.

Qué es un Centro de Procesado de Datos

Un Centro de Procesado de Datos (CPD) es una instalación física diseñada para alojar servidores, almacenamiento de datos y equipos de red, utilizada para organizar, procesar, almacenar y distribuir grandes volúmenes de información de manera segura y eficiente. Estos centros son fundamentales para empresas e instituciones que dependen de la tecnología de la información para operar.

En un primer momento, las empresas contaban con sus propios centros de procesado de datos. Sin embargo, es a través del desarrollo y la expansión de la nube cuando se produce la llegada de lo que se conoce como infraestructura como servicio (IaaS). Dicha infraestructura es un modelo de computación en la nube a través de la cual se ofrece a los usuarios recursos de infraestructuras virtualizados a través de Internet. Son en ese caso los proveedores de servicios de cloud quienes suministran recursos de almacenamiento, redes y máquinas virtuales a los usuarios, liberando a las organizaciones de tener la obligatoriedad de adquirir y mantener hardware físico, proporcionando agilidad y capacidad de escalado que les permita adaptarse a las demandas fluctuantes del negocio.

Cómo Constituir un Centro de Procesado de Datos

Seguridad centro de datos - Grupo Adaptalia

La constitución de un centro de procesado de datos implica varios pasos y consideraciones importantes.

En primer lugar, se debe realizar un análisis de los requisitos de infraestructura y capacidad para poder adaptar el CPD a las necesidades de la empresa. Igualmente, se ha de diseñar una infraestructura que permita la escalabilidad y garantice la disponibilidad de los servicios. Los elementos que integren dicho centro de datos habrán de ser de fácil gestión, para poder facilitar el uso de este. Conviene de igual forma elegir una correcta ubicación del CPD a fin de minimizar los riesgos de desastres naturales y garantizar el acceso óptimo al centro. Igualmente, se ha de tener en cuenta la legislación del lugar donde se pretende implementar.

Asimismo, se ha de garantizar la existencia del almacenamiento requerido para la implementación del Big Data. Dependiendo el tipo de usuario y las necesidades de este las soluciones de almacenamiento requeridas variarán. Por otro lado, se debe garantizar la potencia de procesamiento oportuno para admitir la analítica de Big Data, ya que garantizar el oportuno transporte de red es primordial para poder llevar a cabo de forma correcta el servicio.

Tras la elección de la ubicación y el establecimiento de los requisitos de infraestructura se deben seleccionar cuidadosamente los equipos y sistemas necesarios, estableciéndose los sistemas de seguridad física y lógica oportunos. Es en este momento cuando se han de escoger tecnologías eficientes y que reduzcan el impacto ambiental. Resulta vital garantizar la seguridad de los datos, implementándose para ello medidas de seguridad como el cifrado de datos o políticas de acceso restringido. Además, es importante cumplir con las normativas y estándares de seguridad y privacidad de datos, como el Reglamento General de Protección de Datos.

Por último, se ha de establecer un sistema de gestión y monitorización al objeto de supervisar el rendimiento, la disponibilidad y la seguridad de la infraestructura. Resulta conveniente en este caso la realización de informes, a efectos de medir el rendimiento de los distintos elementos del sistema de forma periódica.

Tipos de Centros de Procesado de Datos

Existen distintos tipos de centros de procesado de datos, adaptados a las necesidades especificas de las organizaciones.

En primer lugar, puede ocurrir que sea la propia empresa quien gestione sus propios sistemas o aplicaciones informáticas. Este tipo de CPD se encuentra dentro de las propias instalaciones de la empresa y su desarrollo y mantenimiento es realizado por especialistas internos, ya que, en definitiva, lo que se pretende es cumplir con las necesidades de la empresa de forma exclusiva.

En otras ocasiones, las empresas alquilan espacio, energía y ancho de banda en un CPD compartido con otras organizaciones. De esta forma, se reducen los costes de construcción y mantenimiento de un centro propio a la vez que se garantizar el acceso a infraestructuras de alta calidad y la seguridad de los datos alojados.

Otro tipo de CPD son aquellos constituidos en la nube, a través de los cuales los usuarios pueden acceder a recursos informáticos según demanda, pagando únicamente por el uso que de ellos se haga. Empresas como Amazon Web Services, Microsoft Azure y Google Cloud Platform son ejemplos de proveedores de servicios en la nube.

Otro ejemplo serían los centros de servicios gestionados donde la organización subcontrata la gestión y operación de su centro de procesamiento de datos a un proveedor especializado para de estar forma poder adaptarse mejor a sus necesidades y objetivos. Por último, podemos encontrarnos lo que se conoce como Centros de Datos Híbridos en los cuales se combinan las infraestructuras físicas y virtuales permitiendo a las organizaciones integrar recursos en la nube con sus CPDs locales al objeto de maximizar su flexibilidad y eficiencia.

Como actuar ante potenciales peligros en el Data Center

Los centros de datos, debido a la actividad que llevan a cabo, deben funcionar de forma ininterrumpida. Esto, unido al hecho de que cada vez experimentan un uso mayor, trae consigo la necesidad de ampliar sus redes y aumentar el ancho de banda. Asimismo, se ha de garantizar que, ante interrupciones en el funcionamiento de los centros, los sistemas permitan la monitorización y respuesta al usuario, implementándose medidas de seguridad físicas y lógicas que garanticen la continuidad del servicio, ya que dicha continuidad es vital para muchas empresas.

Los Data Centers son el núcleo vital de la infraestructura tecnológica de muchas organizaciones, albergando grandes cantidades de datos críticos. Sin embargo, esta centralización de datos también conlleva riesgos significativos. Desde fallos de hardware hasta amenazas cibernéticas, los Data Centers pueden enfrentarse a una variedad de peligros que podrían comprometer la seguridad y la integridad de la información almacenada.

En primer lugar, pueden darse fallos de energía en forma de cortes del suministro repentinos, que causen interrupciones en el servicio o conlleven la pérdida de datos. Una forma de paliar dicho peligro pudiera ser implementar sistemas de alimentación redundantes con los que se puedan garantizar la continuidad del suministro eléctrico. De igual forma, conviene realizar pruebas regulares para tratar de garantizar un funcionamiento óptimo.

El exceso de calor puede provocar el sobrecalentamiento de los equipos con consiguientes fallos en el funcionamiento del Data Center. Al objeto de solventar esto conviene implementar sistemas de refrigeración eficientes y monitorización de las temperaturas del Data Center, así como diseñar una distribución de los equipos que permita la optimización de flujo de aire.

Al igual que en otros sectores con presencia online existe el riesgo de amenazas cibernéticas, al tratarse de multitud de datos sensibles y críticos lo que convierte estos centros en un objetivo atractivo para los ciberdelincuentes. Conviene, por tanto, implementar firewalls y sistemas de detección de intrusiones, así como mantener actualizadas las aplicaciones de seguridad y realizar copias de seguridad de forma periódica.

No todas las amenazas en lo que a la seguridad de los datos se refiere ocurren en el mundo online, sino que en ocasiones el acceso físico no autorizado al Data Center puede comprometer la seguridad de os datos y los sistemas, provocando brechas de seguridad. La solución a este respecto pasa por implementar sistemas de control de acceso físico y limitar el acceso al personal autorizado, así como realizar auditorias periódicas. De igual forma, conviene capacitar y concienciar al personal sobre las políticas de seguridad y la importancia de proteger las infraestructuras del Data Center.

Conclusiones

Por tanto, los centros de procesado de datos juegan un papel fundamental en la economía digital actual, proporcionando la infraestructura necesaria para almacenar, procesar y distribuir grandes volúmenes de información de manera segura y eficiente. En España, estos centros están experimentando un crecimiento significativo, impulsado por la creciente demanda de servicios en la nube, la transformación digital de las empresas y la expansión de la conectividad de banda ancha.

Para constituir un centro de procesado de datos en España, es importante tener en cuenta aspectos como la planificación y diseño adecuados, la selección de la ubicación óptima, la implementación de infraestructuras tecnológicas eficientes y seguras, y el cumplimiento de las normativas y estándares de seguridad y privacidad de datos, sin olvidarnos de establecer las cautelas necesarias para evitar los ciberataques. Con un enfoque cuidadoso en estos aspectos, los CPDs pueden ofrecer servicios de alta calidad y contribuir al desarrollo tecnológico y económico del país.

¡No olvides compartir este artículo!
Suscribete a nuestra Newsletter
error: Content is protected !!