Interés legítimo en Protección de Datos: Definición y Ejemplos

Interés legítimo en Protección de Datos: Definición y Ejemplos
octubre 24, 2023| Protección de datos

¿Qué es el Interés Legítimo en Protección de Datos?

En la era digital, la protección de datos personales se ha convertido en un tema crucial. Los avances tecnológicos y la creciente cantidad de información personal que circula en línea han impulsado la necesidad de regulaciones más sólidas en cuanto a la gestión de datos. Uno de los conceptos fundamentales en este ámbito es el “interés legítimo“. Pero ¿qué significa exactamente este término?

El interés legítimo en protección de datos se refiere a la base legal que permite a una organización procesar datos personales sin necesidad de, por ejemplo, obtener el consentimiento explícito del titular de los datos. El Grupo de Trabajo del artículo 29, en el Dictamen 06/2014, se refirió al interés legítimo en el contexto de la Directiva 95/46/CE como el «fundamento jurídico que permite el tratamiento necesario para la satisfacción del interés legítimo perseguido por el responsable del tratamiento o por el tercero o terceros a los que se comuniquen los datos, siempre que no prevalezcan los intereses o los derechos y libertades fundamentales del interesado que requieran protección». Es decir, tras realizar una ponderación del interés legítimo del responsable y los intereses y derecho fundamentales del interesado, estos últimos no pueden prevalecer sobre el primero, siendo en este caso un tratamiento de datos lícito.

Por ello, si se cumple los requisitos de ponderación, el interés legítimo es uno de los supuestos que legitima el tratamiento de datos personales.

Interés Legítimo en la RGPD y LOPDGDD

El Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos (RGPD) y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales (LOPDGDD) en España son dos marcos legales clave que regulan el interés legítimo en protección de datos. Ambas regulaciones establecen que el procesamiento de datos personales debe basarse en uno de los seis fundamentos legales, uno de los cuales es el interés legítimo.

En la RGPD, el artículo 6.1(f) establece que el procesamiento de datos personales es legal cuando es necesario para los intereses legítimos perseguidos por el responsable del tratamiento o un tercero. La LOPDGDD, por su parte, no define concretamente el concepto, pero recoge varios supuestos (art. 19 y ss.) en los que el tratamiento de datos personales se podrá llevar a cabo en base al interés legítimo. Estos casos se refieren al tratamiento de datos de contacto, empresarios individuales y de profesionales liberales. En estos casos el legislador esta presuponiendo una prevalencia del interés legítimo, pero no excluye la necesidad de realizar una ponderación.

Es por eso importante destacar que tanto la RGPD como la LOPDGDD enfatizan la importancia de equilibrar los intereses legítimos de las organizaciones con los derechos y libertades de los individuos cuyos datos se están procesando. Esto significa que el interés legítimo no es una licencia para el procesamiento indiscriminado de datos, sino que debe aplicarse con responsabilidad y ponderación.

Aplicación del Interés Legítimo en Protección de Datos: La regla de ponderación.

La aplicación del interés legítimo en protección de datos requiere una evaluación cuidadosa de cada caso individualmente. Las organizaciones que deseen utilizar este fundamento legal deben realizar una regla de ponderación que considere los intereses legítimos que persiguen y los derechos y libertades de las personas cuyos datos están siendo procesados.

En el mismo Dictamen citado anteriormente (Dictamen 06/2014), se estipulaba que la regla de ponderación requiere tener en consideración los factores relativos a: “a) evaluación del interés legítimo del responsable del tratamiento; b) impacto sobre los interesados; c) equilibrio provisional y d) garantías adicionales aplicadas por el responsable del tratamiento para impedir cualquier impacto indebido sobre los interesados”.

Por lo tanto, esta ponderación implica responder a las siguientes preguntas clave:

  • ¿Cuál es el interés legítimo perseguido por la organización? Esto podría incluir intereses comerciales, de seguridad, o de otro tipo.
  • ¿Es el procesamiento de datos necesario para alcanzar este interés legítimo?
  • ¿Existen medidas que la organización puede tomar para minimizar el impacto en los derechos y libertades de los individuos?
  • ¿Cuál es la expectativa razonable de los individuos cuyos datos se están procesando?

Por ejemplo, una empresa de comercio electrónico podría argumentar un interés legítimo en el procesamiento de datos de sus clientes para prevenir fraudes. Sin embargo, deberá garantizar que implementa medidas de seguridad adecuadas y que el procesamiento de datos no sea excesivo en relación con el propósito perseguido.

Ejemplos de Interés Legítimo, incluyendo Mercadotecnia Directa:

El interés legítimo se manifiesta en una variedad de situaciones y sectores, y un ejemplo especialmente relevante es su aplicación en el ámbito de la mercadotecnia directa. Aquí se presentan ejemplos concretos:

  • Seguridad en el Lugar de Trabajo:

Una empresa que opera en un entorno industrial puede basar su interés legítimo en la necesidad de garantizar la seguridad en el lugar de trabajo. El procesamiento de datos, como registros de entrada y salida, videovigilancia y controles de acceso, es esencial para proteger tanto a los empleados como a la propiedad de la empresa. Esta medida también contribuye al cumplimiento normativo y previene pérdidas y daños materiales.

  • Mercadotecnia Directa Responsable:

Una tienda en línea de artículos de moda argumenta un interés  para llevar a cabo campañas de mercadotecnia directa entre sus clientes registrados. Esta decisión se basa en la relación comercial previa con los clientes, quienes han expresado su deseo de recibir comunicaciones de la empresa al suscribirse. La promoción de nuevos productos, ofertas especiales y consejos de moda se considera beneficiosa tanto para la empresa como para sus clientes. Además, se brinda a los clientes la opción de darse de baja fácilmente de futuras comunicaciones, respetando su privacidad y autonomía.

  • Prevención de Fraudes en una Institución Financiera:

Una institución financiera procesa datos de sus clientes con el objetivo de prevenir actividades fraudulentas en sus cuentas. El interés legítimo radica en la protección de los intereses tanto de la institución como de los titulares de cuentas legítimas. El procesamiento de datos, como la monitorización de transacciones y la detección de patrones sospechosos, es esencial para la seguridad financiera de ambas partes.

  • Investigación Académica con Datos Personales:

Una universidad que realiza investigaciones científicas puede basar su interés legítimo en la recopilación y procesamiento de datos personales para sus estudios. Esta práctica se justifica por la necesidad de llevar a cabo investigaciones significativas y la promoción del conocimiento. Sin embargo, se debe garantizar la confidencialidad de los datos y minimizar el impacto en la privacidad de los sujetos de estudio, respetando sus derechos y libertades fundamentales.

Estos ejemplos ilustran cómo el interés legítimo se aplica en diversas situaciones, equilibrando los intereses comerciales o de seguridad con los derechos de las personas. El uso responsable de este fundamento legal es esencial para garantizar el procesamiento de datos de manera ética y legal.

Suscribete a nuestra Newsletter