La responsabilidad en Prevención de Riesgos Laborales

La responsabilidad en Prevención de Riesgos Laborales
agosto 11, 2023| Adaptalia Informa

La prevención de riesgos laborales es una disciplina esencial que busca proteger la integridad física y mental de los trabajadores durante el desarrollo de sus actividades laborales. Su importancia radica en evitar accidentes laborales, reducir la incidencia de enfermedades profesionales y promover un ambiente laboral seguro y saludable. En España, esta materia está regulada por la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL), que establece un marco legal sólido para proteger a los trabajadores y fomentar la prevención en las empresas.

En atención al artículo 19 del Estatuto de Trabajadoresel trabajador tiene derecho a una protección eficaz en materia de Seguridad e Higiene en la prestación de sus servicios laborales. Este derecho del trabajador supone una obligación correlativa por parte del empresario de facilitarle los medios necesarios para garantizar      unas condiciones óptimas de Seguridad e Higiene.

¿Qué responsabilidades existen para estos casos?

En el ámbito de la prevención de riesgos laborales, existen distintas responsabilidades que recaen sobre los diferentes actores involucrados en el proceso laboral. Estas responsabilidades se centran en tres figuras clave: el trabajador, el empresario y el servicio de prevención ajeno.

El trabajador tiene la responsabilidad de cumplir con las medidas de seguridad y salud establecidas por el empresario, así como de utilizar adecuadamente los equipos de protección individual (EPI) que se le proporcionen. Además, debe colaborar activamente en la identificación y comunicación de situaciones de riesgo que puedan surgir durante su jornada laboral.

Por su parte, el empresario asume la responsabilidad de garantizar la seguridad y salud de sus trabajadores. Debe evaluar los riesgos laborales presentes en cada puesto de trabajo y establecer medidas preventivas adecuadas para eliminar o minimizar dichos riesgos. También debe proporcionar la formación e información necesaria a los trabajadores sobre los riesgos asociados a sus tareas y la forma de prevenirlos.

En algunos casos, las empresas pueden optar por contratar un servicio de prevención ajeno para asesorarles en materia de prevención de riesgos laborales. En esta situación, el empresario tiene la responsabilidad de colaborar con dicho servicio y proporcionarle toda la información necesaria para que realice una evaluación exhaustiva de los riesgos laborales existentes en la empresa.

Responsabilidad penal      

La responsabilidad penal en materia de prevención de riesgos laborales se establece en el artículo 316 del Código Penal español. Esta normativa estipula que las personas jurídicas pueden ser penalmente responsables de delitos cometidos en su nombre o por su cuenta y en su beneficio, en este caso, relacionados con incumplimientos graves y reiterados en materia de prevención de riesgos laborales.

En caso de que ocurra un accidente laboral grave o se constate una situación de riesgo significativa que haya causado daños a los trabajadores, las autoridades competentes pueden iniciar un procedimiento penal contra la empresa. En consecuencia, la empresa puede enfrentar sanciones económicas, inhabilitación para contratar con la administración pública y otras medidas punitivas.

Responsabilidad civil

La responsabilidad civil en prevención de riesgos laborales se deriva de los principios de culpa y negligencia. Si un trabajador sufre un accidente o una enfermedad laboral debido a una falta de medidas de seguridad por parte del empleador o una negligencia demostrada, el trabajador afectado tiene el derecho de reclamar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos.

En estos casos, el trabajador o sus familiares pueden presentar una demanda contra la empresa para obtener una compensación por los daños económicos, físicos o psicológicos sufridos. Esta responsabilidad civil también se extiende a las empresas que han contratado a terceros para realizar determinadas tareas, como subcontratistas o empresas de trabajo temporal.

Responsabilidad del trabajador

responsabilidad en prevención de riesgos laborales AdaptaliaEl trabajador también tiene una responsabilidad activa en la prevención de riesgos laborales. Debe cumplir con las normas y procedimientos de seguridad establecidos por el empresario, utilizar adecuadamente los equipos de protección proporcionados y participar en las acciones de prevención y formación que se le ofrezcan.

El incumplimiento grave de estas obligaciones por parte del trabajador podría ser objeto de sanciones disciplinarias por parte del empresario. Sin embargo, es importante destacar que la responsabilidad del trabajador nunca exime al empleador de sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales.

Responsabilidad del empresario

El empresario tiene la responsabilidad de garantizar la seguridad y salud de los trabajadores. Debe evaluar los riesgos laborales, implementar medidas preventivas adecuadas y proporcionar formación e información sobre riesgos laborales a los empleados. Asimismo, debe colaborar con el servicio de prevención ajeno, si se contrata, para asegurar la protección de los trabajadores y cumplir con las obligaciones legales en prevención de riesgos laborales.

El empresario debe liderar una cultura de prevención dentro de la empresa, promoviendo la participación de los trabajadores en la identificación y comunicación de situaciones de riesgo. Asimismo, debe realizar un seguimiento y evaluación constante de las medidas preventivas implementadas para garantizar su eficacia. Asimismo, en actividades de alto riesgo o en situaciones de trabajo temporal y subcontratación, el empresario debe coordinar con las empresas involucradas para asegurar la seguridad de todos los trabajadores presentes en el lugar de trabajo.

Responsabilidades del empresario relacionadas con el servicio de prevención ajenoprevención de riesgos laborales

El empresario tiene la facultad de contratar un servicio de prevención ajeno para asesorarle en materia de seguridad y salud laboral. Esta opción se ofrece especialmente a las pequeñas y medianas empresas que no cuentan con recursos suficientes para gestionar internamente la prevención de riesgos laborales.

En este contexto, el empresario tiene la responsabilidad de colaborar con el servicio de prevención ajeno y proporcionarle toda la información necesaria para evaluar los riesgos laborales de la empresa. Asimismo, debe seguir las recomendaciones y directrices proporcionadas por dicho servicio para garantizar la protección de los trabajadores.

Responsabilidad en situaciones de trabajo temporal y subcontratación

En situaciones donde se producen contratos de trabajo temporal o subcontratación, puede surgir una distribución de responsabilidades entre la empresa principal y las empresas subcontratadas. La Ley de Prevención de Riesgos Laborales establece que la empresa principal tiene la obligación de coordinar con las empresas subcontratadas las medidas de prevención de riesgos laborales, garantizando la protección de los trabajadores que realizan actividades para ambas empresas.

 

Accede a nuestro curso en prevención de riesgos laborales y haz que tu empresa cumpla la normativa en riesgos laborales de 2023.

 

FAQS

¿Quién ha de probar la adopción de las medidas necesarias para prevenir o evitar el riesgo?

En caso de producirse un accidente laboral o una enfermedad profesional, la carga de la prueba recae en el empresario. Esto significa que es la empresa la que debe demostrar que ha adoptado todas las medidas necesarias para prevenir o evitar el riesgo, y que ha cumplido con sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales.

La documentación y los registros de las medidas adoptadas, la formación proporcionada a los trabajadores y las evaluaciones de riesgos realizadas serán fundamentales para acreditar que el empresario ha actuado diligentemente en la prevención de riesgos laborales.

¿Será responsable el empresario del acto de un tercero ajeno a la empresa?

La responsabilidad del empresario puede extenderse a situaciones en las que un tercero ajeno a la empresa cause daños a los trabajadores debido a condiciones inseguras o la falta de medidas preventivas. En estos casos, si se demuestra que el empresario no tomó las medidas adecuadas para prevenir o controlar los riesgos derivados de la presencia de terceros en el lugar de trabajo, podría ser considerado responsable de los daños causados.

Es importante resaltar que la responsabilidad del empresario se limita a las acciones que estén bajo su control y que estén directamente relacionadas con la actividad laboral de la empresa. Sin embargo, si se demuestra que hubo negligencia o incumplimiento por parte del empresario, podría ser objeto de sanciones y obligado a compensar los daños

 

 

Suscribete a nuestra Newsletter
error: Content is protected !!