Registro de marcas y patentes

Registro de marcas y patentes
abril 26, 2024| Protección de datos

Convirtiendo la de marca en propiedad intelectual

En la dinámica del mundo empresarial, la innovación resulta clave para generar valor. Dicha innovación requiere protección, convirtiéndose la propiedad intelectual en fundamental para resguardar la identidad comercial de las empresas. En este contexto, es donde cobra especial relevancia el Registro de Marcas y Patentes. A través, del mismo se garantiza la exclusividad y la protección legal de los elementos distintivos de una empresa, otorgando la seguridad necesaria para desarrollar nuevas ideas.

En Grupo Adaptalia, exploraremos en detalle qué implica el Registro de Patentes y Marcas, cómo se lleva a cabo en España y la importancia de proteger las marcas y los nombres comerciales.

Marcas, Nombre Comercial y Razón Social

En el contexto que nos ocupa hemos de distinguir entre las marcas, los nombres comerciales y las razones sociales, al objeto de poder identificar la figura que nos conviene utilizar dependiendo nuestra casuística particular.

Objetivo de la marca

En primer lugar, las marcas identifican productos o servicios en el mercado, pudiendo estos ser palabras, logotipos, cifras, colores, sonidos, símbolos o combinaciones de estos elementos tal y como establece el artículo 4 de la Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas. El objetivo de las marcas es diferenciar los productos o servicios de las distintas empresas, pudiéndose registrar a nivel nacional, comunitario o internacional. Por tanto, en aquellos casos en los que sea la marca lo que diferencie el producto convendría registrar la misma.

Determina de forma clara el objetivo protegido

En el momento de presentar dichas marcas en el Registro de Marcas se debe hacer de tal forma que se permita determinar de forma clara el objeto protegido. Las marcas pueden ser de diversas formas dependiendo de qué estén formadas: marcas multimedia, marcas sonoras, marcas de posición, marcas tridimensionales… Es recomendable registrar la marca ya que a través del registro se logrará un derecho en exclusiva para su comercialización y explotación no pudiendo un tercero, salvo que medie consentimiento, utilizar la marca.

Identifica el nombre comercial de tu empresa

patentesPor otro lado, el nombre comercial es el nombre bajo el cual una empresa lleva a cabo sus actividades comerciales. En este caso, no se pretende diferenciar el producto o servicio respecto de los competidores, sino identificar una concreta empresa en el mercado y diferenciar la misma respecto de otras que realicen actividades similares. Dicho nombre comercial puede o no, coincidir con el nombre de la empresa. Asimismo, la protección que se otorga al nombre comercial es específico para cada país de acuerdo a las normas nacionales de los distintos Estados, protegiendo su registro la identidad comercial de la empresa en un ámbito geográfico concreto.

Por último, la razón social identifica a las empresas a nivel formal, administrativo y jurídico. Es decir, es el nombre de la persona jurídica, que será el que se emplee en documentos legales o comunicaciones comerciales. La forma jurídica puede variar dependiendo ante el tipo de sociedad que nos encontremos (Sociedad Anónima, Sociedad de Responsabilidad Limitada…) Para registrar la denominación social en el momento de constitución de la sociedad, se ha de obtener de forma previa en el Registro Mercantil Central una certificación favorable.

Registro de Marcas y Patentes, especial mención a las Patentes

registrar una marca en España

La Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) es un Organismo Autónomo del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo que otorga la protección jurídica de los derechos de propiedad industrial. Es a través de las patentes, los modelos de utilidad, los certificados complementarios de protección y la topografía de productos semiconductores como se otorgan dichos derechos de propiedad industrial.

Tal y como se puede derivar de la existencia de un Registro de Marcas y Patentes, hemos de diferenciar entre esas dos figuras; las marcas, y las patentes. Una vez ya expuesto en qué consisten las marcas, ¿en qué consiste una Patente?

Una patente es un título de propiedad industrial a través del cual se reconoce el derecho exclusivo sobre una invención, impidiendo de esta forma la venta, fabricación, copia o reproducción de la misma sin el previo consentimiento por parte del titular, otorgando de esta forma un derecho excluyente y exclusivo a su titular. A través de dicha patente se otorga una protección de 20 años a la invención desde que se presenta la solicitud. Asimismo, la patente tiene carácter territorial pudiéndose otorgar a nivel nacional, europeo o internacional.

La Ley 24/2015, de 24 de julio, de Patentes en su artículo 4.1 establece cuales son las características que debe tener un invento para ser patentable. En primer lugar, la invención que se pretende patentar no puede estar incluida en el “estado de la técnica”, es decir, debe ser una invención nueva. Igualmente, la invención no puede resultar evidente para un experto en la materia, debiendo tener aplicación industrial. Para registrar una Patente se debe solicitar ante la OPEM en español, inglés o francés.

La patente nacional

patente nacional e internacionalProteger la invención a través de una patente nacional, europea o internacional. De optarse por una patente nacional, se protegerá la invención exclusivamente en España, pudiéndose en el plazo de 12 meses solicitar una patente europea, internacional o nacional en otro país. En el caso de las patentes europeas, la invención quedará protegida en todos los Estados firmantes del Convenio de Munich sobre Concesión de Patentes Europeas y en aquellos países con los que se hayan establecido acuerdos. Una vez obtenida dicha protección europea se debe validar la misma en España presentando la oportuna traducción. Por último, a través de la solicitud internacional se otorga protección en todos los países adheridos al Tratado de Cooperación en materia de patentes. En este caso, primero se debe solicitar la patente de forma internacional y posteriormente, en un plazo máximo de 30 meses, a nivel nacional, cuando se concederá la misma en el área geográfica correspondiente.

Registrar una marca, ¿qué tipo de Registros existen?

En primer lugar, de forma previa a la solicitud de marca, se ha de comprobar, a través de la página web de la OEPM, que la marca que se pretende registrar no ha sido registrada de forma previa. De superarse esta fase, habremos de tramitar la solicitud de marca. Para ello, se ha de presentar una representación de la marca que se quiere solicitar y los productos y servicios a los que se le va a aplicar la misma. Asimismo, se debe identificar al solicitante y firmar una declaración de solicitud de marca. De actuar a través de representante, se habrán de adjuntar los datos del mismo.

Registro de marcas en provincias

En el caso español, se puede llevar a cabo un registro de marcas en la provincia o Comunidad Autónoma del domicilio o establecimiento comercial o industrial del solicitante. A tal efecto, todas las Comunidades Autónomas han establecido Centros Regionales de información de propiedad industrial. Si bien las solicitudes deben presentarse en español, en aquellas Comunidades autónomas con lengua oficial, podrán presentarse en dicha lengua.

Registro de marcas internacional

En el caso del Registro a nivel internacional este se puede llevar a cabo de distintas formas. En primer lugar, realizando una solicitud de Registro de Marca en las Oficinas Oficiales de Propiedad Industrial de los distintos países en los que se pretende solicitar. En caso de quererse solicitar una Marca de la Unión Europea se deben registrar la misma o bien en la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea cuya sede está en Alicante o ante la OEPM. En estos casos, los efectos se despliegan en el conjunto de la Unión. La marca europea, al igual que lo que ocurre en el caso español, tiene un periodo de validez de 10 años, pudiéndose renovar de forma indefinida.

Por otro lado, la Marca Internacional comprende una protección en todos los países firmantes del Arreglo de Madrid y del Protocolo de Madrid. A través de este procedimiento se obtiene protección en el conjunto de países firmantes mediante una única solicitud. Esta, se ha de presentar en la oficina de Origen que, tras un examen, remitirá la solicitud a la Oficina Mundial de Propiedad Intelectual. En ella, se realizará un examen formal y de superarse se deberá, en la Oficina Nacional de cada país, registrar la Marca.

Registro de marcas en LATAM

Por último, se puede proceder al registro de marcas en Sudamérica para aquellos países que formen parte de LATAM. En ocasiones, por cuestiones lingüísticas, conviene llevar a cabo este Registro, que se hará país por país, otorgándose en todos los casos una protección de 10 años, excepto en el caso venezolano donde la protección, prorrogable de forma indefinida es de 15 años.

En el caso de querer registrar un nombre comercial, los pasos que se deben seguir son los mismos que en el caso de las marcas. Por tanto, se deberán ponderar los intereses de la empresa para establecer si conviene más a esta el registro de una marca o de un nombre comercial.

El Registro de Marcas y Patentes se configura como una herramienta imprescindible que permite añadir valor a nuestra empresa, al garantizar la exclusividad y seguridad legal de los elementos distintivos de la misma. La propiedad intelectual se presenta en este entorno vital para proteger la identidad comercial de las empresas a la vez que fomenta la innovación y el desarrollo económico. Se habrá de atender a la casuística concreta para ver qué tipo de protección conviene más al objeto de que la empresa se destaque en su campo y potencie su éxito.

Descubre más sobre la protección de datos con Grupo Adaptalia.

¡No olvides compartir este artículo!
Suscribete a nuestra Newsletter
error: Content is protected !!