Técnicas efectivas para prevenir y solucionar conflictos laborales

Técnicas efectivas para prevenir y solucionar conflictos laborales
febrero 20, 2023| Compliance

Claves para entender los conflictos laborales

Si analizamos el tiempo que pasan juntas las personas trabajadoras de una empresa dentro de su jornada laboral, podemos observar que este tiempo, en la mayoría de los casos, ronda las 40 horas semanales, lo cual puede dar lugar a la aparición de conflictos laborales. A continuación, se realizará una breve explicación acerca de dichos conflictos, cómo se pueden prevenir, cómo podemos gestionarlos y en su caso, solucionarlos.

¿Qué son los conflictos laborales?

Los conflictos laborales son aquellos que surgen en el entorno laboral entre personas unidas por vínculos profesionales (empleados y empleadas, personas trabajadoras con la dirección o incluso entre los miembros de la dirección) que tienen distintos puntos de vista, opiniones o percepciones de una determinada cuestión.

¿Por qué surgen los conflictos laborales en las empresas?

Este tipo de conflictos son inevitables, es decir, van a existir en todo tipo de organizaciones, debido a la diversidad de las personas trabajadoras que las componen, por lo que es necesario tener una buena planificación para intentar preverlos y solventarlos.

No obstante, es necesario señalar que estos conflictos pueden ser, por un lado, beneficiosos, esto es, pueden mejorar las condiciones de trabajo y ser una oportunidad de crecimiento profesional tanto de la/s persona/s implicada/s como de la empresa en general. Y por otro lado, perjudiciales, cuando no se solucionan de la manera o momento adecuado y generan una situación de incomodidad dentro de la empresa.

El problema que surge en estos conflictos laborales puede ocasionarse a consecuencia de diversos tipos de situaciones o causas como son el malestar en el clima laboral, el exceso de competitividad, el estrés laboral, la falta de políticas de resolución de conflictos laborales, rendimientos deficientes, toma de decisiones importantes, mala comunicación entre las personas trabajadoras, etc.

De forma individual o conjunta, las situaciones o causas señaladas anteriormente pueden dar lugar, como ya se ha señalado, a la aparición de distintos tipos de conflictos que pongan en jaque el buen ambiente laboral.

Tipos de conflictos laborales

  • Intrapersonales: cuando la persona trabajadora tiene un conflicto consigo misma.
  • Interpersonales: conflictos entre distintas personas trabajadoras.
  • Intergrupales: conflictos que surgen entre grupos de personas o departamentos.
  • Interorganizacionales: conflictos entre distintas empresas.

Prevenir los conflictos laborales

Medidas que la organización puede tomar

Sin embargo, los conflictos laborales pueden prevenirse por parte de la organización llevando a cabo ciertas medidas como la realización de entrevistas internas para saber qué necesidades tienen las personas trabajadoras, fijar unas políticas claras en la organización respecto a este tipo de conflictos, construir un equipo encargado de gestionar el trabajo realizado por el resto de las personas trabajadoras con el objetivo de conseguir una relación más cercana, tener empatía en un espacio de diálogo donde cualquier persona puede expresar sus opiniones, etc.

Gestionar los conflictos laborales

Las cinco fases de los conflictos laborales

Por otro lado, los conflictos laborales pasan, en términos generales, por cinco fases:

Origen: el problema que surge por alguna de las causas anteriormente descritas entre personas unidas por un vínculo profesional.

Escalada: si un conflicto no se detecta en el momento adecuado, este irá en aumento, y en consecuencia también aumentará su complejidad y gravedad.

Crisis: fase en la que es más complicado resolver los conflictos, ya que el mismo está integrado en las partes y ninguna acepta el punto de vista de la otra/s persona/s implicada/s.

Negociación: fase en la que se debe intentar acercar las posturas de las partes implicadas para solucionar el conflicto.

Resolución: tras el acercamiento de la fase anterior, se resuelve el conflicto con la conformidad de ambas partes. Se intenta satisfacer los objetivos personales de cada una.

Cómo gestionar los conflictos laborales

Es necesario subrayar que las fases mencionadas surgen de forma escalonada según va avanzando el conflicto existente, pero no siempre se dan las cinco señaladas, ya que el conflicto puede ser solucionado una vez se identifica y por tanto, no aumenta su complejidad, por lo que no existirían la segunda ni la tercera fase.

En párrafos anteriores se ha señalado que los conflictos laborales pueden ser beneficiosos o perjudiciales para la organización, por lo que las consecuencias también se pueden clasificar en positivas y en negativas.

En primer lugar, como consecuencias positivas podemos encontrar el fomento de la corporación entre las personas trabajadoras, motivación de la plantilla con la resolución pacífica del conflicto, aumento de la empatía y desarrollo profesional, etc.

En segundo lugar, las consecuencias negativas que pueden existir tras la aparición de un conflicto laboral es la aparición de estrés y ansiedad en las personas trabajadoras, reducción de la productividad y eficiencia, complicación del ambiente laboral, etc.

Solucionar los conflictos laborales

La importancia de la empatía en la solución de conflictos laborales

Finalmente, una vez que ha surgido un determinado conflicto es fundamental alcanzar un objetivo: la resolución de dicho conflicto. En ocasiones, esta resolución es complicada, puesto que existen conflictos que surgen de forma inesperada, por lo que es necesario detallar las claves para que resolución se haga de la manera más rápida y efectiva posible:

  • Conocimiento del conflicto por parte de todas las personas implicadas.
  • Realizar preguntas a otras personas que trabajen con las partes implicadas con el fin de conocer una visión externa del conflicto.
  • Realizar una reunión con las partes implicadas en el conflicto para que en un ambiente de diálogo expresen sus opiniones o diferencias cara a cara.
  • Tomar una decisión con el fin de solucionar el conflicto, de forma que, en la medida de lo posible, satisfaga a las partes implicadas.

como solucionar conflictos laborales

La necesidad de fijar políticas claras en la organización

  • Contar con un canal ético o de denuncias, también conocido como whistleblowing, es fundamental para dar traslado y gestionar comunicaciones en una empresa sobre infracciones legales, conductas o comportamientos irregulares cometidos tanto en la propia empresa como por los terceros que se relacionen con ella. Su finalidad es la prevención de incumplimientos normativos y la corrección de aquellos que ya se hayan producido.

Tras la resolución del conflicto, es primordial que la empresa lleve a cabo un plan de actuación o implante medidas con el fin de fijar mecanismos que prevengan la aparición de un conflicto laboral similar dentro de la organización.

En definitiva, los conflictos laborales son desavenencias que aparecen en todo tipo de organizaciones, independientemente del número de personas trabajadoras y del sector en el que desarrolle su actividad. Por ello, es esencial que toda empresa conozca este tipo de conflictos, las causas que dan lugar a su aparición y las claves para su correcta resolución.

 

Suscribete a nuestra Newsletter
error: Content is protected !!